• Mª Jesús Antolín

Crónicas de Mali


Cargada con una buena mochila de trabajo en temas de cooperación y ayuda humanitaria, ganas de materializar las tareas y mucha ilusión; el da 23 de Abril, llegue a Mali; país donde Asociación A.M.A.P. tiene proyectos implantados.

Los Proyectos de Cooperación, los desarrollamos teniendo como contraparte a las Hermanas de María Inmaculada.

Entre los objetivos del viaje están los de:

  • Ir perfeccionando con nueva técnicas y métodos de trabajo la cooperativa de Soberanía Alimentaria “Desarrollo África”; impulsada en 2016, por esta ONG; y en la que tienen empleo digno y medio de vida 21 familias.

  • Implementar el proyecto de “cosméticos naturales”, enseñando a las 30 mujeres que trabajan en ello, a fabricar nuevos productos.

  • Preparar el proyecto de “Salud para África”, cuyo fin es enviar médicos oftalmólogos, dentista y de medicina general, una o dos veces al año, al Consultorio de Béleko, zona rural del centro del país.

  • Estructurar el Proyecto en el pueblo de Bailan de la Populación, en la zona de Kati. En el que Asociación A.M.A.P. proyecta impulsar un consultorio médico; una escuela y una casa para los voluntarios, que desean dedicar un poco de tiempo a ayudar a una población de más de 1500 personas, que carecen de los recursos básicos de vida digna.

He iniciado mi ruta con la visita al pueblo de Béleko, distante de Bamako 220 km, de los cuales 75 km. es de camino de tierra, lleno de baches y que demás incluye atravesar un rio sin puente.

La población de Béleko es muy pobre y con escasos recursos económicos y medio de vida, tradicional. Hablan el Bambara, su lengua nativa. El pueblo, vive de la agricultura que a su vez depende de la lluvia; se cultiva cuando llueve, cuando no su supervivencia se complica porque es falta la comida.

La estación lluviosa es de Junio a Septiembre. En esta época es difícil entrar y salir de Béleko, se corta el acceso por el rio que no tiene puente; tienen una lancha que funciona alternativamente porque se estropea y deja a los pasajeros a uno u otro lado del rio varios días esperando pacientemente que sea reparada.

Béleko, no tiene agua corriente, ni luz, ni teléfono.

Los colegios son públicos subvencionados por el Gobierno, pero el nivel es muy bajo, tampoco los padres se implican mucho en la educación de sus hijos.

Hace tres años, un Colegio Católico, puso en marcha unas clases de educación básica y se está notando que los niños adquieren conocimientos y aprenden a leer y escribir.

Las familias son muy numerosas; en su mayoría son Musulmanes; hay cristianos y también Animistas.

Su sistema social se estructura en Tribus y Clan. Cada Etnia tiene distintos matices dentro de su estructura, con diversas costumbres y lenguas autóctonas, aunque el idioma oficial es el bambara y francés.

En este pueblo no existen Hospitales, ni especialidades sanitarias. Por lo que nos presentan la urgente necesidad de Oftalmólogos; Dentista y Ginecólogos-Tocólogos, dada la alta mortalidad de la mujer al dar a luz. La sanidad es inalcanzable para el 99 % de los habitantes de la región de Béleko.

Se adquiere el compromiso de dotar en 2017 al Consultorio, regentado por las Hermanas de María Inmaculada (congragación de origen español) de:

  • Un Electrocardiógrafo.

  • Esfingomanómetros.

  • Glucómetros

  • Termómetros

  • Mandar médicos oftalmólogos y dentistas.

Regreso a Bamako, para continuar con mi ruta de trabajo de la cual os iré mandando noticias.


39 visualizaciones0 comentarios